PORTADA> NATURALEZA> PLANTAS

farmacia online recomendada: http://farmalink.net/ . Más lugar recommedned comprar viagra faramcia - http://viagrafarmacia.net. Oportunidad de comprar nuevo fármaco para mejorar la potencia.
Plantas
La forestación del Parque tiene como objetivo la reconstrucción del bosque matorral mediterráneo a partir de especies autóctonas; de hecho, si los promontorios fuesen montañas y las depresiones vaguadas, encontraríamos la misma vegetación que en un bosque real, según la altura, la orientación al sol de las laderas o la proximidad al agua, asociándose unas especies con otras como lo hacen en la propia Naturaleza.

En este proyecto se han identificado once zonas diferenciadas por las especies que las integran y por la proporción relativa de cada una de ellas. Así, podemos distinguir:

Sauceda-alameda: es la formación boscosa más próxima al agua de la ribera. En los cauces medio e inferior de los ríos está formada por mimbreras o saucedas, alamedas y choperas. En los suelos básicos, esta sauceda-alameda lleva con mucha frecuencia taraje, enriqueciéndose en algunos casos con adelfas y rododendros. En los suelos más higroturbosos la sauceda-alameda tiene un matorral de monte negro formado fundamentalmente por tojos y brezos. La estación en que esta zona alcanza su mayor vistosidad es el verano, y sus colores dominantes son el rojo-azulado, el rojo-blanco y el azulado-amarillo.

Olmeda-fresneda
: está situada en los niveles superiores de la ribera, y se compone básicamente por el olmo y el fresno como únicos representantes arbóreos. Los bejucos o lianas que acompañan a este tipo de formación trepan y cuelgan por las copas de los árboles corpulentos, originando espacios de gran belleza estética. El lentisco y el rusco son las únicas especies que dan manchas de verde en la superficie. En la olmeda-fresneda la vistosidad no es debida a las flores, sino a las distintas tonalidades de verde, amarillo y rojo que sufren las hojas antes de desprenderse, durante el otoño.

Bosque de transición: esta unidad boscosa caducifolia está formada por árboles de gran corpulencia y otros de talla pequeña, y cierra la vegetación ribereña a la vez que establece los lazos de unión con el bosque matriz y el bosque perennifolio. Por el colorido de las flores y frutos, este tipo de bosque es de gran belleza durante el invierno y la primavera temprana, cuando los árboles han perdido sus hojas, y en verano proporciona gran confort debido a las sombras que originan los árboles grandes.

Lentiscar: el lentisco es una especie que vive en todas las zonas deprimidas de la Región Mediterránea; en el Parque se sitúa entre el bosque de transición y las zonas deprimidas con agua. La intención de crear esta formación es la de habilitar espacios abiertos entre el bosque de transición, que es más o menos denso, y los sistemas lagunares, que sean aptos y agradables en las noches de verano o durante todo el otoño y la primavera.

Alcornocal: es una formación boscosa, de suelos frescos y profundos, cuyo árbol dominante es el alcornoque, acompañado por diversas especies de matorral que la convierten en una formación especialmente agradable en otoño y sobre todo en primavera.

Alcornocal-pinar: este tipo de formación boscosa es básicamente la misma que el alcornocal, al cual se le ha introducido otro elemento arbóreo de mayor aporte que el alcornoque: el pino. Esta combinación no es espontánea, sino que es el hombre quien, por necesidad maderera, siembra o planta pinos entre los alcornocales. Este tipo de formaciones, igual que el alcornocal, son de gran confort en otoño y primavera, aumentando tal vez su belleza estética al introducir un árbol de mayor talla con un verde de copa mucho más intenso.

Encinar: es la formación boscosa más extendida en toda la Región Mediterránea, dentro de la cual podemos distinguir dos grupos de encinares: el que se encuentra en el norte de la península ibérica, con la encina amarga como árbol dominante, y el que ocupa la mayoría del territorio español, en el que predomina la encina dulce. Este tipo de formaciones son agradables en otoño y especialmente en primavera, que es cuando los matorrales proporcionan mayor diversidad de colorido.

Encinar-pinar
: este tipo de bosque tiene las mismas características que el alcornocal-pinar, siendo especialmente vistosos cuando la densidad de pinos dentro del encinar es baja. Esta combinación hace el encinar mucho más confortable en la estación primaveral.

Acebuchal-algarrobal: en este tipo de formación el árbol dominante es el acebuche, acompañado muy frecuentemente del algarrobo. La vegetación arbustiva que acompaña a estos árboles es muy densa, y está formada fundamentalmente por arrayanes, lentiscos, palmitos y labiérnagos, que proporcionan a los pájaros migratorios numerosos frutos oleaginosos en otoño.

Pinar:
el hombre, por su necesidad de madera, ha creado el pinar como formación boscosa en la mayor parte de los territorios bajos de la Región Mediterránea, sacrificando en algunos casos el encinar o alcornocal primitivo. Se opina que, una vez pasado un tiempo prudencial, estos pinares pueden ser aclarados para no impedir el desarrollo normal de los árboles de hojas planas. En conjunto se originan formaciones densas o ralas con un colorido variado en otoño debido a los frutos, e invierno y primavera por sus flores. Este tipo de formaciones serían especialmente agradables en primavera.

Naranjal: buena parte de la extensión del Parque estuvo en su día ocupada por explotaciones de naranjos, de tan buena fama en sabor como en vasta producción. En cierta medida, son una prolongación del uso secular de la Isla, incluso desde mucho antes de la fundación del Monasterio cartujano. Hoy forman parte característica de su paisaje y se conservan unos extensos sectores aromáticos en primavera y llenos de contrastado colorido en otoño e invierno.

Parque del Alamillo, Cortijo del Alamillo, Isla de la Cartuja, 41092 Sevilla 955 516 141
parquedelalamillo@juntadeandalucia.es Copyright © 2005 Parque del Alamillo.
Todos los derechos reservados